terça-feira, 29 de maio de 2007

RCTV: fechar ou não fechar, eis a questão

Acho grave o que ocorre na Venezuela. A meu ver, reforça a tendência centralizadora e hegemônica do regime que ora se instala. Para mim, a liberdade de expressão e a pluralidade de idéias - mesmo as mais estapafúrdias! - são valores sagrados, que não devem supor exceções ou arbitrariedades. Uma amiga uruguaia, Lyliam Seferin, daqui de Brasília, no entanto, apóia entusiasticamente a medida; seu texto, que recebi por e-mail e posto aqui, apresenta elementos que certamente ajudam na reflexão sobre tema complicado, que traz à tona opiniões tão apaixonadas...


Queridos compañeros, amigos, familia,

Pude constatar con horror ayer, una vez más, el muro poderoso de silencio, desinformación y manipulación de noticias de que se valen los grandes medios de comunicación.

Me refiero concretamente a las noticias vehiculadas sobre el fin de la concesión de RCTV y al nacimiento de TVES.

Todos al unísono hablaron de "atentado a la democracia, muerte de la libertad de prensa, fortalecimiento de una dictadura "etc. etc.

Mostraron imágenes, que como en el caso de la CNN en español, ni siquiera habían sido registradas en Venezuela y sí en México en otra ocasión y por otros motivos que no era al que se referían.

Dejaron de mostrar sin embargo al verdadero mar humano que esperó con entusiasmo y alegría en las calles de Caracas y en muchas ciudades de Venezuela el nacimiento de la nueva emisora TVES.

Jamás hicieron referencia a que esta práctica de retirar o no renovar concesiones es usada en muchísimos países sin que a nadie escandalice, lo han hecho los países europeos, los asiáticos y el mismo "campeón de la democracia" los Estados Unidos de América.

Vehicularon a un Fox vociferante que llamaba de dictadura a un gobierno democráticamente elegido por el pueblo, pero claro él sí se utilizó de los dos canales más poderosos de su país para elegirse y a ellos debe lealtad.

Todos recordamos el papel vergonzoso que tuvo la midia brasileña en el primer turno de las últimas elecciones así como lo tuvieron en el pasado, especialmente la Globo en su campaña de apoyo a Collor.

Pero nada es comparable al papel indigo que ha tenido la RCTV, desde el día mismo en que por primera vez se elegía el presidente Chávez como representante legítimo de un pueblo que en él había depositado todas sus esperanzas.

Recuerdo claramente el estupor que me causó ver en ese canal a personas declarando que "a éste lo vamos a
tumbar!". En aquel mismo momento el pueblo en las calles, por cientos de miles festejaba el triunfo de su candidato por encima de todas las campañas calumniosas que se habían vehiculado.

Como uruguaya, habiendo vivido una terrible dictadura, no podía aceptar aquellas expresiones signo de una brutal intolerancia, desrespeto a los derechos del pueblo y muestra de rencor clasista sin disfraces.

Les recuerdo aquí que después de la crisis de 2002 en Uruguiay, el presidente Batlle contaba con la aprobación de apenas el 5% de la población, pero ninguna voz se levantó para "tumbar" a este tan impopular presidente.

Lo que hicieron los uruguayos fue redoblar esfuerzos para cambiar, en las elecciones que vendrían en 2004, legitimamente a ese gobierno impopular por otro que verdaderamente lo representara. Así funciona la democracia.

Obtuvimos entonces el triunfo del Frente Amplio y la izquierda organizada en Encuentro Progresista - Nueva Mayoría, que de forma libre, por el voto popular, elegía en el primer turno con más del 50% de los votos al presidente Vázquez.

La oposición venezolana que vocifera desde el día uno del gobierno chavista ha tenido innúmeras oportunidades de actuar de la misma forma, no lo ha conseguido simplemente porque el pueblo reelige a Chávez.

La RCTV fue la emisora que estuvo siempre muy claramente llamando a derrocar por cualquier medio a este presidente elegido, una y otra vez, por el voto popular, e incluso hubo quien dijera en ese mismo canal que una magnicidio era legítimo!

Basta rever las imágenes increíbles del documental "The revolution will not be televised"
http://video.google.com/videoplay?docid=5832390545689805144
para recordar el papel de esta emisora "democrática".

Podemos también refrescar nuestra memoria con "Beyond Citizen Kane"

http://video.yahoo.com/video/play?vid=153762&fr=
sobre la Globo, tan familiar a todos nosotros, para recordar que jamás estos imperios de comunicación defienden los verdaderos intereses del pueblo y sí los suyos propios y el de los grupos de poderosos que a ellos se asocian.

Sería bueno recordar aquí también el papel gigantesco, de incluso guerra psicológica, que los medios pueden jugar en una batalla donde se sirven aún de las peores mentiras.

Radio Swan, instalada en la isla del mismo nombre, parte de la República de Honduras, fue creada exclusivamente para desestabilizar al joven gobierno cubano.

Esta emisora fue la responsable de repetir una y otra vez la noticia, absolutamente falsa, de que el gobierno revolucionario retiraría la patria potestad a los padres y por tanto el estado se encargaría de sus hijos enviándolos incluso a la URSS para su adoctrinamiento.

Podemos imaginar el terror que causaba en madres cubanas desinformadas estas noticias. El Papel que tuvo Radio Swan en el exilio al que fueron enviados más de 14000 niños cubanos entre los años 60 y 62 está claramente hoy comprobado. Para recordarlo basta leer sobre la Operación Peter Pan, ignominia que aún hoy causa sufrimientos a muchísimas familias cubanas.

En esta batalla, por el poder y salvaguardia de sus inmensas fortunas,los medios son todopoderosos. Por eso compañeros, porque la información es un derecho de todos pero un deber para los militantes, los invito a romper el silencio.

Porque cada uno de nosotros puede ser instrumento de propagación de la verdad, les envío el acceso directo a Telesur, que es nuestra y que tiene nuestra cara.

Porque en ella somos protagonistas y porque estoy segura que estará a la altura de nuestras expectativas. Y, fimalmente porque como afirmaba Joaquín Torres García, "Nuestro norte es el sur".

http://tv.venezuela.com/venezuela/telesur.html

besos cariñosos a todos los que llegaron al final!
Lyliam

2 comentários:

Cesar disse...

Esse e-mail da Lyliam tem pontos muito problemáticos. O que o governo poderia fazer, se a RCTV está mentindo, é incentivar um aumento de outras formas de comunicação, de outros órgãos de imprensa. O próprio Chavez é um campeão de audiência na Venezuela, tantas são as horas que ele utiliza se comunicando com o povo, dando a sua versão dos fatos. O povo tem que ter informação, de várias fontes, para que ele possa decidir qual é a mais consistente. Não cabe a Chavez decidir que tipo de informação deve chegar ao povo, cancelando a transmissão de uma rede de TV. Quem tem que decidir é o indíviduo, não o Estado. Ou o povo venezuelano não é capaz de distinguir a "verdade" da "mentira"? Precisaria então da magna sapiência do chefe de estado pra saber o que deve ver? A democratização da imprensa não se dará com MENOS fontes de informação, mas com MAIS, inclusive a TV estatal que é mais uma voz - não podendo jamais ser a última e a única!

Jorge disse...

O Mino de novo:

A RCTV, lá e cá

A mídia nativa elegeu Hugo Chávez como o perigo público número 1, secundado por Evo Morales. Hoje leio na Folha de S.Paulo farto material assinado por Fabiano Maissonave sobre o fim da concessão da RCTV, maior emissora de televisão da Venezuela, determinado pelo presidente Chávez. Informa o jornal que com o encerramento das atividades da RCTV, não haverá mais crítica pela tevê ao governo de Caracas. Permito-me observar que a palavra crítica soa como muito tolerante em relação à emissora e distante da verdade factual. Dentro da RCTV foi tramado o golpe de Estado que em 2002 manteve afastado Chávez do poder por dois dias, e por pouco não o assassinou. Ali mesmo, nos estúdios da emissora, os representantes da oligarquia reuniram-se para urdir o plano de típico sabor latino-americano, a contar com o apuro da mídia em geral e quatro estrelas de quepes imensos. Concessões de canais são da competência do Estado, conforme a Constituição venezuelana. Quanto à liberdade de expressão e ao exercício da crítica, há notável diferença entre a defesa destes direitos democráticos e o inextinguível propósito de conspirar contra o Estado de Direito. Aliás, observo certo parentesco entre a mídia de lá e de cá.